ATENCIÓN

Queridos lectores,

Este espacio a evolucionado a algo un tanto diferente, los invito a que me continúen leyendo en mi nuevo blog, titulado Totally Unrated 2.0

Saludos y hablemos de cine.

viernes, 24 de julio de 2009

Masters of Horror: Cigarette Burns (2005) - El cine que mata

El primer episodio que reseñaré tiene la dicha de ser prácticamente uno de mis favoritos (o tal vez mi favorito) de todos los episodios de la serie “Masters of Horror” y no debe de extrañarme ya que va de la mano de mi director favorito, John Carpenter. Como cualquier fan del género del horror, o del cine en general debe de saber, John Carpenter es un “Maestro del Horror” por excelencia siendo responsable de muchísimas películas del género que han marcado su camino, y muchas otras que han sido divertidísimas. Empezando con su más contundente obra maestra, “Halloween” de 1978, la cuál co-escribió también, el remake de 1982, “The Thing” (La Cosa de Otro Mundo, en México) que es una de las mejores películas de horror-ciencia ficción que hay, entre muchos otros sólidos títulos del género como la adaptación de la novela de horror del legendario Stephen King, “Christine”, su relato de fantasmas “The Fog” (La Niebla, en México) la bizarra “In the Mouth of Madness” (En la Boca del Terror, en México), entre otro tanto de títulos interesantes. El currículum de Carpenter habla por si mismo, siendo uno de los cineastas contemporáneos del cine de horror con más peso y más audiencia, aunque su último largometraje fue ya hace algo de tiempo en el 2001 con “Ghosts of Mars” (Fantasmas de Marte, en México). Entonces volviendo a “Masters of Horror”, Carpenter se encarga de entregar uno de los episodios más sólidos de la serie con su “Cigarette Burns”, escrito por Drew McWeeny y Scott Swan, McWeeny mejor conocido como el escritor ‘Moriarty’ del sitio web Aint It Cool News. El filme es un thriller de horror psicológico bastante bien armado que se hunde en las entrañas del mismísimo género de horror en el cine, su poder y su misticismo.La historia de “Cigarette Burns” nos centra con el cinéfilo, Kirby Sweetman (Norman Reedus) quién es una especie de cazador de películas raras, que ya no se imprimen, rarísimas de encontrar. Kirby es llamado a la mansión de Bellinger (Udo Kier) un excéntrico millonario, que es coleccionista de filmes raros. Con una colección de más de 8,000 películas en su formato original, Bellinger se jacta de tener una colección de las imágenes más intensas jamás puestas en filme creadas por los cineastas más oscuros. Así, Bellinger le encarga a Kirby buscar una copia del mítico filme de horror “La Fin Absolue du Monde” dirigida por el controversial cineasta Europeo, Hans Backovic. Supuestamente, “La Fin Absolue du Monde” solo se exhibió una vez, en un festival internacional, pero durante la proyección la audiencia se volvió loca y hubo una erupción de violencia, toda la gente se desquició y empezaron a matarse entre sí violentamente, posteriormente el gobierno confiscó la copia de la película y quedó perdida en el olvido. Bellinger, aferrado en que la copia aún existe, le hace una oferta jugosa por una alta cantidad de dinero a Kirby, quién acepta la oferta ya que es acosado por el padre de su novia fallecida, a quién le debe una cantidad de dinero que le prestó para poder empezar su propio negocio, un cine donde se proyectan oscuras y raras cintas de horror. Así, mientras Kirby viaja al extranjero para rastrear la película, empieza a tener visiones de su novia muerta, y a ver cosas extrañas, ya que el poder del mítico filme está empezando a afectarlo de una manera alarmante.Éste tipo de películas me encantan. Me refiero a las películas que tratan de películas, que hablan sobre cine y que lo hacen su objeto central, aunque hay algunas mejores que otras. La historia de “Cigarette Burns” me recordó mucho a otra película genial, dirigida por Roman Polanski, “The Ninth Gate” (La Última Puerta, en México) que es básicamente lo mismo, pero protagonizada por Johnny Depp y en vez de películas, habla de libros. Esto no lo digo como una queja sino como un elogio, ya que “Cigarette Burns” se supo sostener como una historia sólida y no solamente un episodio de horror exploitation de 60 minutos. Claro, el gore está a la orden del día y sorpresivamente en un filme como éste, pero la historia justifica sus sanguinarias escenas que a veces presenta. “Cigarette Burns” no es del horror obvio ya que no contiene demonios, ni vampiros, ni zombies, ni slashers psicópatas con hachas ni nada por el estilo, si no que su horror es un poco más sugerente y subjetivo, deja que uno haga conexiones y suposiciones en nuestra propia imaginación, que es bastante interesante, además que dice cosas bastantes memorables en cuanto al cine, su propósito y el género del horror. Carpenter maneja la dirección de éste capítulo de manera sólida, trabajando con el mismo equipo con el que todos los demás directores de la temporada tenían que trabajar brindando cada quién (o al menos intentandolo) su estampa personal a cada una de las historias que se plasmaron en pantalla durante ésta primera temporada. El viaje de Kirby al buscar ésta película es una pesadilla que lentamente se va gestando para culminar en un clímax bastante violento e interesante.Claro, no todos son flores y aplausos, yo quería que la película fuera un poco más específica en algunos aspectos y la verdad hubiera querido que fuera un largometraje y hubiera contado con un poco más de presupuesto porque, la verdad yo leí el libreto original y hay un par de escenas en las que me imagino que por razones presupuestales no se lograron filmar, y algunos detalles argumentales están un poco fuera de lugar *SPOILER* Eso de que “La Fin Absolue du Monde” es realmente una película donde le cortan las alas a un ángel REAL se me hizo un poco exagerado, la verdad, hubiera preferido que el contenido fuera algo un poco menos salido de la realidad o simplemente que e hubiera dejado más a la imaginación *FIN SPOILER* pero “Cigarette Burns” aún así logra ser una joyita indispensable para los fans del género.En cuanto a las actuaciones, el reparto hace lo que tiene que hacer y lo hace bien. Ambos jugadores clave aquí entregan buenas interpretaciones, empezando con Norman Reedus quién creo yo que desde “The Boondock Saints” (El Quinto Infierno, en México) hasta “Blade II” ha sido sólido en su trabajo y aquí interpreta al torturado cinéfilo Kirby Sweetman de manera efectiva. El otro jugador clave es el siempre efectivo y siempre macabro Udo Kier, veterano del género de horror y lo fantástico, quién aquí es bastante tétrico y conviencente como el misterioso coleccionista millonario de filmes raros e intensos y con él se dieron las escenas más intensas del mediometraje. “Cigarette Burns” más que un filme de horror ramplón y en toda su expresión es una pesadilla interesante, es un thriller más psicológico y es una carta de amor al cine de horror underground, el extranjero, el no-tan-conocido, haciendo referencia al género de varias maneras hasta con uno de los personajes mencionando el filme “Profondo Rosso” de Dario Argento. “Cigarette Burns” como ya lo dije, terminó siendo uno de los capítulos que más atesoro y más me gustaron de la serie de “Masters of Horror”, John Carpenter en plena forma e indudablemente un visionado recomendado a los fans del cine y del género.
“When you point the camera at something terrible. The resulting film takes on power.” – Dalibor Huptmann

9 comentarios:

Missterror dijo...

Muy buena reseña Sam,también es mi episodio favorito (más incluso que la famosa "imprint") porque en el fondo todos nos consideramos un poco Kirby y porque lo bueno del capítulo es que hace que estés deseando ver un fragmento de "La Fin Absolue du Monde" casi más que los protagonistas.Es un cine dentrop del cine que nos hace partícipes de las elecciones.
Coincido contigo que con un poco más de presupuesto y media hora más de duración para desarrollar con mas solidez a trama,hubiera quedado un largometraje muy muy resultón.

saludos

Sam_Loomis dijo...

Gracias, y si, la verdad que "Cigarette Burns" es mi episodio favorito de la serie (claro, "Imprint" es solídisimo, pero ya llegaremos a él). Tienes mucha razón en lo que dices que la historia nos va haciendo querer a nosotros ver un poco de la mítica "La Fin Absolue du Monde" y eso es señal de que la historia funciona. Y claro, tanto me gustó que deseo que se hubieran podido pulir un poco sus fallas y expander más su historia con un poco más de metraje y presupuesto.

¡Saludos!

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Interesante, sí, pero no me convenció del todo. Y eso de tirar de gore, cuando Carpenter nunca ha sido de esos, pues como que me chocó y decepcionó a partes iguales (esté o no justificado)

Precisametne creo que el problema es el formato. Quizás como largometraje se le hubiera podido sacar más partido a la historia.

Saludos ;)

Sam_Loomis dijo...

Creo que somos varios los que coincidimos que "Cigarette Burns" tenía el potencial para ser un largometraje. Y entiendo lo que dices acerca del gore, pero aquí creo que no le hace daño al episodio.

¡Saludos!

Santi dijo...

Evidentemente, no somos pocos los que consideramos "Cigarette Burns" el mejor de los episodios de todo "Masters of Horror" y "Fear Itself" juntos. Hay muchos buenos episodios (sobre todo de "Masters of Horror" porque "Fear Itself" es un desastre total) pero el de Carpenter tiene un encanto especial, muy "En la Boca del Miedo" + "The Ring", y además supuso una prueba tangible de que el auténtico John Carpenter aún existe, aún le queda combustible a quemar. "Pro-Life" de la segunda temporada también estuvo bien (aunque en aquella temporada "Pelts" de Dario Argento o "The Screwfly Solution" de Joe Dante, por ejemplo, fueron superiores al episodio de Carpenter), pero ya no fue lo mismo.

Carpenter homenajea al cine de terror con esta píldora de 60 minutos y se luce con una dirección fabulosa que no tuvo en "Fantasmas de Marte" ni "Vampiros de John carpenter". Creo, además, que el formato de mediometraje le vino de perlas, ya que si lo hubiera estirado hasta una hora y media habría podido resultar algo más tedioso y estirado.

Lo del ángel me resultó bastante truculento y tal, y por lo tanto me agradó, una pizca de fantasía exagerada no venía mal. Si me quedo con una escena esa es la del personaje interpretado por Udo Kier al final de la cinta, con el proyector. ASOMBROSO.

Por cierto, detallazo de Carpenter al mentar que el único festival donde se proyectó "La Fin Absolue du Monde" fue en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, Cataluña.

Gran análisis Sam Loomis, me has recordado lo buena que fue "Masters of Horror" cuando lo fue. Lástima de "Fear Itself".

Sam_Loomis dijo...

Exacto Santi, "Cigarette Burns" fue una joyita muy memorable, y sí, la época "Fear Itself" (que no he terminado de ver en su totalidad) fue de lo peor que la serie pudo ofrecer.

También me parece genial la escena de Udo Kier con el proyector, y si, el detalle del festival de Sitges es muy interesante.

¡Un Saludo!

Fantomas dijo...

Uno de los mejores capítulos de la primera temporada y uno de los mejores trabajos de Carpenter de los últimos años (sus últimos largometrajes rayaban en la mediocridad). "Imprint" es otro de los episodios altos de la primera temporada.

Muy buena reseña,
Saludos.

Sam_Loomis dijo...

Pues a mi me gustó "Vampires" de Carpenter, y "Ghosts of Mars" recuerdo que no mucho, pero debería de volverla a ver, estoy seguro que es una divertida exploitation. Pero bien, "Cigarette Burns" es volver a un terror más sugerente y psicológico. Y si, "Imprint" es genial, pero a su tiempo llegaré a él.

¡Saludos!

Darkerr dijo...

Pues sin duda es el mejor episodio de la serie, realmente un homenaje al cine de horror de serie B y de culto, una historia no muy original pero efectiva de todos modos, y coincido en que me quedó corto esos 60 minutos mas o menos que duró. El final es fantástico.