ATENCIÓN

Queridos lectores,

Este espacio a evolucionado a algo un tanto diferente, los invito a que me continúen leyendo en mi nuevo blog, titulado Totally Unrated 2.0

Saludos y hablemos de cine.

miércoles, 11 de marzo de 2009

My Bloody Valentine (2009) - Para robarte el corazón ¿o no?

Bueno, siguiendo con la tradición de volver a hacer cada una de las películas de horror de antaño que tuvieron al menos un poco de atención, ahora es el turno del slasher ambientado en un día festivo, “My Bloody Valentine” que obviamente se ambienta durante el día de San Valentín. Después del éxito de “Halloween” en 1978, y posteriormente “Friday the 13th” (Viernes 13, en México) en 1980, una avalancha de slashers copiones cayó en las pantallas de cine Estadounidenses, todas tratando de emular lo que estas taquilleras cintas de horror hicieron. Por eso mismo, todas estas películas se ambientaban en un día especial del calendario, como por ejemplo “April’s Fools Day” que se ambienta en el día de los Santos Inocentes, donde las personas se juegan bromas unas a otras, “New Year’s Evil” ambientada en la víspera de Año Nuevo, “Silent Night, Deadly Night” que es un slasher navideño, y un largo, etc. (aunque aún antes de “Halloween” un slasher llamado “Black Christmas” se ambientó en Navidad, pero este no capitalizó este hecho tanto como lo hicieron “Halloween” y “Friday the 13th”). En 1981, la noche de San Valentín se pintó de rojo con “My Bloody Valentine” y ahora en el 2009 nos toca ver su nueva versión que corre con el mismo título en inglés, conocida en México como “Sangriento San Valentín”… pero hey, ahora está en 3D (woooow!). Que quede muy claro que yo no pude ver la película en tercera dimensión así que mi apreciación plasmada en esta crítica es de la simple versión 2D, a mí no me tocó estar esquivando sangre, ni los picos asesinos del minero homicida, también debo de aclarar que aún siendo un gran seguidor del cine slasher no me tocó ver la película original de “My Bloody Valentine” por alguna razón u otra (al menos no en el momento en que escribo esto) ya dicho esto, prosigamos. El filme es dirigido por Patrick Lussier, talentoso editor de películas convertido en director, responsable del mediocre pero supongo que entretenido enfoque “moderno” del vampiro clásico en “Dracula 2000” y sus dos secuelas divertidas “Dracula II: Ascension” y “Dracula III: Legacy” además de la secuela thriller fantasmagórico “White Noise 2: The Light” (Luces del Más Allá, en México). Lussier no tiene un cuerpo de trabajo muy impresionante, pero hace bastante tiempo ya que no sacaba una película al cine (al menos en su natal Estados Unidos) y ya se lo merecía. El libreto corre por la cuenta de Todd Farmer, escritor de la risible pero muy divertida “Jason X” y un tipo llamado Zane Smith. “My Bloody Valentine” 2009 empieza de manera dinámica resaltando titulares de periódicos que cuentan como un minero llamado Harry Warden se volvió loco al dejar morir a varios compañeros suyos para poder sobrevivir un accidente en la mina donde trabajaba. Después de quedar en coma, despertar, y destazar a medio hospital, Harry escapa y vestido de minero, máscara de gas, pico y todo el kit se dispone a despachar al montón de adolescentes cagones que se encuentran bebiendo cerveza en la mina donde ocurrió el accidente. Aquí nos encontramos con Tom Hanniger (Jensen Ackles) héroe por definición e hijo del dueño de la mina, junto con su novia Sarah Mercer (Jaime King), al igual que su amigo mamón Axel Palmer (Kerr Smith). Después de un par de minutos de diálogo empezamos a ver a nuestros personajes correr por la mina escapando de Harry Warden, minero homicida, despachando personas con su pico de maneras especiales para ser aprovechadas en 3D, como haciendo que un ojo salga disparado hacia la pantalla desde la cuenca ocular (truco ya explorado en “Friday the 13th: Part 3D” hace décadas). Después de sobrevivir por un pelo la matanza de Harry y supuestamente dejándolo muerto, Tom se desaparece del pequeño pueblo de Harmony solo para regresar 10 años después y viéndose físicamente igual, disponiéndose a vender la mina. Ahí se encuentra con su vieja novia Sarah, ahora casada con Axel, quién ahora es Sheriff del pueblo. Todo el mundo parece estar encabronado con Tom incluyendo a Ben Foley (Kevin Tighe) un viejo influyente en el pueblo, y el ex Sheriff Burke (Tom Atkins). Pero claro, junto con la llegada de Tom, también vuelven a comenzar los asesinatos, mientras todos sospechan de Tom, él está convencido de que Harry Warden nunca murió y ha vuelto a terminar lo que empezó hace una década.“My Bloody Valentine” empieza algo interesante, como mencioné con esa dinámica de los encabezados de periódico saltando a los ojos de la audiencia y empezando con un violento prólogo que nos hace entrar en calor con la carnicería de manera muy eficaz. Tristemente, la magia se acaba muy pronto cuando todo empieza a disolverse en la absurda historia, los tintes de drama y los asquerosamente obvios intentos de marcar a ciertos personajes como sospechosos de los asesinatos o ‘red herrings’. Todas esas escenas con el personaje de Jensen Ackles debatiendo si debería o no vender la mina, sus intercambios aburridos con la personaje de Jaime King y a Kerr Smith viéndose toda la película con una expresión como si estuviera enfermo del estómago no inspiran a uno a interesarse en la película. Encima de todas estas partes de la narrativa completamente innecesarias, tenemos una actuación horrible de nuestros tres principales actores, Jensen Ackles famoso por ser Dean Winchester en el programa de televisión “Supernatural” pierde su madera de héroe aquí al convertirse en un acartonado personaje principal de película slasher, me da risa como su hermano Sam Winchester en el programa “Supernatural” interpretado por Jared Padalecki estelariza otro slasher remake, “Friday the 13th”, jeje. Jaime King sin verse atractiva en lo absoluto (a menos a mí gusto) está en piloto automático, y Kerr Smith quién podemos recordar en papeles de polos opuestos, como el machista golpeador Carter Horton en la película “Final Destination” (Destino Final, en México) o como el gay Jack McPhee en el programa cursi de adolescentes “Dawson’s Creek”, aquí Smith entrega tal vez la mejor interpretación de los tres aunque no es decir mucho. En el departamento actoral, los veteranos Kevin Tighe y Tom Atkins se llevan el pastel, especialmente Atkins quién es una cara muy conocida en el género del horror y es muy grato verlo agraciando la pantalla en un filme de género tantos años después, nunca olvidaré su inolvidable Detective Ray Cameron en “Night of the Creeps”. Pero, a fín de cuentas, sus actuaciones acartonadas y diálogos forzados simplemente ayudan a que “My Bloody Valentine” tenga una vibra mucho más auténtica de slasher ochentero, de donde nace su filme original.Algo que si reconozco de la película es su actitud mala leche que tiene, y que no pretende ser nada más que un slasher cochino y divertido, teniendo escenas completamente explorativas que me divirtieron mucho, en especial toda la secuencia de persecución entre el Minero y la chica desnuda que acaba de hacer el amor y donde terminan matando también a una persona enana. Esto fue de lo más satisfactorio de la película, aunque hubiera deseado que este maldito Minero hubiera tomado la iniciativa para poder asesinar de maneras más creativas ya que las diferentes formas de asesinar a alguien con un pico se acaban demasiado rápido y créanme, esta película las agota TODAS. Definitivamente, “My Bloody Valentine” hubiera sido mejor si la hubiera apreciado en 3D, pero aún así es una película divertida para verse una vez entre amigos o tal vez en el cine si se sabe exactamente a lo que se va, pero rápidamente se olvida después de verse y no se culpa, es cine de horror de comida rápida, un remake innecesario como muchos otros pero aún así tiene un par de escenas divertidas. Aunque, si se busca un slasher del todo sólido es mejor buscar en la década de los 80’s de donde fue manufacturado el tipo de slasher que “My Bloody Valentine” versión 2009 tan fervientemente desea emular. "A Nightmare on Elm Street" (Pesadilla en la Calle del Infierno, en México) ya está en proceso. ¿Qué slasher falta de rehacer?, rápido porque se acaban.
“Happy Fuckin’ Valentine’s Day” - Burke

8 comentarios:

Pliskeen (David Ribet) dijo...

Por lo que leo, un slasher del montón, aunque por lo menos no es un bodrio teenager, que ya es mucho.

Esperaré al dvd para echarle el guante.

Saludos ;)

Sam_Loomis dijo...

Sí, un slasher del montón, no del todo aburrido, pero genérico y usual. DVD suena como opción correcta.

Saludos

Fantomas dijo...

Esperaré el dvd en 3D para ver esta cinta. Así como va esta ola de remakes van a terminar rehaciendo incluso verdaderos bodrios...."Leprechaun" se me viene a la mente.

Saludos!

Sam_Loomis dijo...

Tienes razón, pero hasta sería más productivo rehacer películas que apestan en vez de las que ya son buenas en su versión original...

Saludos

darkerr dijo...

Yo vi el orginal hace muchos años y me encantó, creo que la intriga era la misma, adivinar quien es el asesino minero. Por supuesto era el tipico slasher de aquellos años y podria decir que, para mi gusto, hasta resultaba superior a varios episodios de la saga "Viernes 13". Esperaba ver este remake pero tras leer tu critica creo que no es lo que esperaba, aunque debí suponerlo porque Patrick Lussier no es un director de mucho interés, su "Dracula 2000" para mi es pésima. De todos modos, si entretiene un domingo será suficiente. Saludos¡¡¡

Almas Oscuras dijo...

La verdad es que no esperaba demasiado de este remake y parece que tu reseña confirma mis sospechas. El único consuelo que me queda es que no he visto el original, así que me acercaré al cine cuando la estrenen (aunque sin demasiadas expectativas).

Saludos

Sam_Loomis dijo...

Darkerr: Si, estoy seguro que la original de "My Bloody Valentine" vale la pena al menos un visionado, está pendiente. Su remake en cambio no ofrece mucho, pero supongo que entretiene un poco.

Almas Oscuras: Pues al igual que yo, sin ver el remake, no se esta uno predisponiendo a nada. Es lo bueno.

¡Saludos a ambos!

Jorge - cinenovedades dijo...

Pues la verdad que por lo que leo, no es una cinta de la que se pueda esperar demasiado, más que pasar quizás un rato de entretenimiento gore. No era de esperarse un guión demasiado sólido, y más teniendo en cuenta que detrás del libreto está Todd Farmer, quien con "Jason X" hizo un desastre de película. Por cierto, ya se viene el remake de "A Nightmare on Elm Street"! Era de las poca que faltaba!
Excelente reseña, Saludos!