ATENCIÓN

Queridos lectores,

Este espacio a evolucionado a algo un tanto diferente, los invito a que me continúen leyendo en mi nuevo blog, titulado Totally Unrated 2.0

Saludos y hablemos de cine.

martes, 6 de noviembre de 2007

Dead Men Don't Wear Plaid (1982) - Un Film Noir para Reír

Esta crítica en particular es algo nuevo para este blog, ya que no había escrito sobre ninguna comedia realmente hasta ahora, y no es porque no las aprecie, ni porque no me guste, simplemente no es un género del que me guste escribir ni en el que me adentro mucho. Ahora bien, no es una simple comedia como por ejemplo cualquiera del repertorio famoso de Jim Carrey, sino que esta va un poco más allá y me dejó un buen sabor de boca y me hizo sentirme bien al saber que conozco algunas cosas sobre el cine, ya que sin duda me hizo disfrutar esta película mucho más. La película se llama "Dead Men Don't Wear Plaid" conocida en México como "Cliente Muerto No Paga" que no es un mal título pero no tiene que ver mucho con la traducción literal de su título en inglés, que es "Los Hombres Muertos No Usan Ropa a Cuadros". La película es una sátira del género film-noir o mejor conocido en español como "cine negro", osea esas películas de los 40's y 50's usualmente estelarizadas por actores como Humphrey Bogart, James Cagney, Cary Grant, etc. que contaban historias pulp detectivezcas. No soy un gran conocedor de este género pero me llama mucho la atención su elegancia y su contexto histórico, así que trato de adentrarme en él cuando puedo, (les recomiendo un neo-noir muy interesante llamado "Brick"). La película es dirigida por Carl Reiner (también actor, e interprete de esta misma película) y el libreto fue co-escrito entre él, George Ripe y el protagonista del filme, Steve Martin. Carl Reiner ha trabajado más veces con Steve Martin en las comedias "The Jerk" y "The Man With Two Brains". Como actor lo podemos ubicar en el papel de Saul Bloom en la trilogía de Ocean, osea "Ocean's Eleven", "...Twelve" y "...Thirteen". La histora en si, sigue la típica línea film noir que ya es conocida por muchos. El detective privado, Rigby Reardon (Steve Martin) es abordado por una bella dama llamada Juliet Forrest (Rachel Ward) durante un día lento sin trabajo alguno. Ella le ofrece investigar la misteriosa muerte "accidental" de su padre, ya que ella piensa que fue asesinado, Rigby hambriento por algunos dólares acepta el trabajo creyendo que no encontrará nada de importancia, pero se lleva varias sorpresas cuando empieza a descubrir una vasta conspiración detrás la muerte del Sr. Forrest y también cuando comienza a tener sentimientos por su bella cliente. Carl Reiner, creó un delicioso homenaje/parodia del grandioso género del film noir, y lo hace con bastante éxito, recreando esa ambientación limitada a pequeños sets en estudios, y esas actuaciones exageradas con personajes nihlístas que tienen cigarrillos encendidos en prácticamente cada escena. Lo más interesante de la película aparte de ser una burla y homenaje del género al mismo tiempo, es que utiliza escenas de películas clásicas de este género intercalandolas con la historia y podemos ver (con muy buenos trabajos de edición y dobles) a Steve Martin interactuando con actores como Humphrey Bogart, Cary Grant, Vincent Price, James Cagney, Kirk Douglas, etc. claro que con todo la habilidad que es ejecutado el montaje de estas escenas uno se puede dar cuenta de la diferencia en la imagen ya que las escenas usadas de películas auténticas de esa época, se ven más gastadas y granulosas, pero sin embargo le dan sabor a todo el producto en si. Reiner dirige esta película como si fuera una película producida en los años 40's o 50's y aunque tiene algunos elementos que nos hace diferenciarla, sigue siendo un ejercicio bastante interesante. Lo mismo ocurre con el filme del 2006, "The Good German" (Intriga en Berlín, en México) dirigida por Steven Soderbergh, pero la diferencia es que Soderbergh, al igual que Reiner emuló con muy buena precisión el tipo de cine que estaba homenajeando, pero Soderbergh iba en serio y Reiner lo tomó con mucha gracia. Por eso mismo creo que "Dead Men Don't Wear Plaid" resultó ser un filme que se sentía natural, con muy buena fluidez, y muy entretenido, sin sentirse obligado a seguir ciertas convenciones del género que no aplicaban o que iban en contra de la mejor manera de contar su historia. La musicalización a cargo del clásico Miklós Rózs, quién musicalizó varios filmes originales de este género hasta incluyendo algunos cuyas escenas se introdujeron en este misma cinta, funciona magistralmente. El diseño de producción es sencillo pero emula muy bien los sets algo falsos y reducidos que mostraban estos tipos de filmes. Los disfraces también estuvieron geniales poniendo a estos actores contemporáneos en la vestimenta y moda de esos años y ese género de cine en particular. Sobra decir que todos los elementos de la película hicieron una exitosa convergencia en crear un entretenido homenaje. El elenco funcionó también muy bien. Yo, en lo personal, no hubiera podido imaginar a Steve Martin en este tipo de personaje y realmente lo logró, no solo en el aspecto cómico, que es donde Martin tiene más experiencia de oficio, si no que tenía la imposición corporal, gestual y de carácter para haber interpretado a este personaje, en caso de que el tono de la película hubiera sido del todo serio. El humor de Martin brilla contextualizado en un filme así ya que canaliza una especie de gracia al estilo de "The Three Stooges" (Los Tres Chiflados) que inclusó son mencionados aquí en el filme. El personaje de Martin, Rigby Reardon es una extraña cacheta al arquetipo heroíco de las películas noir, haciendo al protagonista algo eccéntrico y con rasgos fuera de lo común. Su actuación era calmada, reservada, seductora, y a veces fuera de control y muy humorística. Su co-estrella Rachel Ward funcionó a la perfección como la clásica dama misteriosa, seductora, implacable que se termina enredando de una manera u otra con nuestro protagonista. Ward es una muy interesante y efectiva actriz y me duele no haber visto mucho de su trabajo, fuera de esta película. Como mencioné, el director y co-escritor Carl Reiner también interpreta un interesante papel en la película y lo hace con carisma y naturalidad. Reni Santoni, a quién yo recuerdo como el secuaz de Sylvester Stallone en "Cobra" tiene un reducido pero muy memorable y gracioso rol como el capitán de la policía Peruana, Carlos Rodríguez. Fuera de estos actores, todos los demás personajes son inclusiones de escenas ya filmadas en películas noir poniendo a Humphrey Bogart como Marlowe (Philip, claro) un amigo de Rigby que le ayuda en su investigación. Tenemos a Cary Grant como un misterioso pasajero de tren, también vemos a James Cagney como un prisionero con gusto por el gatillo, (como su clásico personaje en "White Heat") también hace una aparición Burt Lancaster como un desorientado bribón y Vincent Price como un asesino a sueldo, entre muchas otras caras conocidas, incluyendo bellas actrices como Ava Gardner, Ingrid Bergman y Bette Davis, etc. Sin mucho más que decir, "Dead Men Don't Wear Plaid" es una muy buena broma interna a conocedores del cine, y mucho más para los fanáticos del género noir, aún si uno no es muy cinéfilo también será capaz de disfrutar del humor sencillo y sin adulterar que presenta Steve Martin con una actuación bastante bien construída y Carl Reiner con una propuesta de película interesante, memorable y muy entretenida.
"I hadn't seen a body put together like that since I solved the case of the murdered girl with the big tits" - Rigby Reardon

1 comentario:

marius dijo...

Cuando tenia 13 o 14 años y no sabia nada cine, sobre todo nada de cine clasico ni de los actores de esa epoca, la vi y me mate de risa, ahora la he vuelto a ver en retro el canal de cable, y ahora que se algo mas cine, he reconocido a bogart y a todos esos actorazos y grandes acxtrices y me he soprendido, que buena comedia, que buen homenaje a ese cine, genial, la primera que la vi que iba a imaginar eso jajajaj